Skip to content

Cómo evitar el exceso de regalos en Navidad y que tus hijos disfruten

Si quieres evitar que tu casa sea como un bazar de juguetes tras las navidades, este artículo es para ti. No se trata de la cantidad, sino de la calidad de lo que regalas (y no, no hablamos de dinero, sino de calidad educativa y emocional)

No sé qué hacer con tantos regalos. Total, ¡sólo le hacen caso dos días y luego se olvidan!”. Ésta es una de las conversaciones más repetidas por los padres, tras un cumpleaños y, especialmente, tras las navidades. ¿Por qué? Porque se regala en exceso. No hay otra respuesta, por más que se la quieras buscar.

De hecho, en lo que a las navidades se refiere, hemos pasado de hacer un detalle en Navidad y regalar algo más importante en Reyes, a que haya montañas de regalos en ambas fechas y no sólo en nuestra casa, también en la de los abuelos (que, como poco, suman dos casas más) y la de los tíos, por lo hablar de amigos o personas que tengan mucho cariño a tus hijos y que también les quieran dar un detalle por estas fechas.

¿Qué sucede? Que los niños reciben tanto, que no saben con qué jugar, entienden que el objetivo es abrir cuantos más regalos mejor y terminan por no disfrutar de lo que realmente importa, que es el acto o el simbolismo del propio juguete.

Así que para evitar que esto suceda, que los juguetes queden olvidados en un rincón por exceso o que tu hijo no entienda el verdadero sentido de la Navidad, hemos preparado este artículo, en el que te queremos hablar de una regla que te puede ayudar mucho a la hora de pensar en los regalos par las próximas fechas: la regla de los 4 regalos.

La regla de los 4 regalos

A nosotros nos gusta porque es ideal para evitar el exceso de regalos, porque lo que se regala es de utilidad y porque es la mejor manera de que los niños entiendan que no se trata de abrir regalos porque sí, sino de disfrutar con lo que se tiene y sacarle todo el jugo.

¿En qué consiste la regla del 4? Muy sencillo: se basa en cuatro principios, tal y como su nombre indica. Tiene que ser: algo que deseen, algo que usar, algo que necesiten y algo para leer. Si haces Navidad y Reyes, puedes dividir los regalos en dos partes: algo que deseen y algo que necesiten en el primer caso y algo para usar y algo para leer, en el segundo, ya que al día siguiente, la mayoría de las veces tienen que ir al colegio y apenas tienen tiempo para jugar con ellos, en el momento.

  • Algo que necesiten: nuestros hijos están acostumbrados a que cada vez que necesitan algo, se lo compremos. Es cierto que hay cosas que pueden ser más urgentes, pero otras, pueden esperar y las navidades son perfectas para ello. Y no hablo sólo de ropa, que siempre viene bien, sino de artículos, por ejemplo, para las actividades extraescolares, alguna colonia de su personaje favorito que te vengan pidiendo desde hace tiempo y que forma parte de lo que necesita de aseo, una mochila nueva para el cole o para ir a la piscina, etc.
  • Algo que deseen: aquí la lista puede ser infinita. Estoy segura de que en tu casa pasa como en la mía: cosa que ven en la televisión o en la tienda de juguetes, cosa que quieren. Si ya tienen edad para comprender bien las cosas, hazles una simple pregunta: ¿qué 3 cosas te haría mucha ilusión que te trajera Papá Noel? De esa manera, le limitas la elección, sabes qué cosas son las que más ilusión les hace y en función de su edad, tu presupuesto y sus gustos, eliges uno de ellos. De hecho, esta pregunta quizá también te pueda servir para alguna de las otras secciones.
  • Algo para leer: aquí es importante tener en cuenta los gustos de tu hijo, pero sobre todo la edad y la capacidad que tiene de lectura. En función de eso, podrás elegir un tipo de libros u otros. Para los más pequeños funcionan a la perfección aquellos libros en los que ellos también pueden tomar protagonismo, ya sea pintando, pegando las pegatinas que vienen dentro de los mismos o sacando y metiendo las ventanitas especiales del libro. Te invitamos a que eches un ojo a nuestra sección de cuentos y libros para niños.
  • Algo para usar: aquí sí, la ropa manda. Ropa y complementos, por supuesto. Eso sí, como es cierto que este tipo de regalos no les suelen hacer mucha gracia, te invitamos a que, lo que le vayas a comprar, tenga algo que le motive y le invite a ponérselo nada más verlo: la foto de su personaje favorito, de algo relacionado con su equipo favorito de fútbol, baloncesto, etc.

Algunas ideas de regalos para Navidad

Está claro que todo va a depender de los gustos de tu hijo, pero de antemano te adelanto que hay juguetes que siempre gustan, como por ejemplo:

  • Juguetes de juego simbólico: cualquiera de ellos será siempre una buena elección, porque a los niños les encanta interpretar su realidad diaria. En este sentido, las casas de muñecas, las cocinas, las pistas de coches, etc. les encantarán a los peques.
  • Puzzles: los hay para todas las edades y de diferentes temáticas y formas.
  • Juegos de mesa: para que podáis jugar toda la familia, desde 2 jugadores, hasta 4, 6 u 8. Además, puedes elegir aquellos que se pueden llevar de viaje, de manera que os puedan acompañar allá donde vayáis.
  • Bicicleta: al ser un regalo de coste algo más elevado, las navidades vienen genial para este tipo de regalos que, además, puedes invitar a tu familia a que lo hagan entre varios y así no se juntan con tantos juguetes.
  • Cabañas y tipis: donde poder desarrollar su imaginación, esconderse para hacer alguna trastada o, simplemente, que sea ese rincón en el que sentirse seguro y descansar.

One Comment

  1. Qué buen post, y qué necesaria la regla del 4, se vuelven locos si les desbordamos de regalos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *